Se confirma el primer caso de la bacteria Xylella fastidiosa en la Comunidad de Madrid

Campo de olivo afectado por X. fastidiosa donde se inició la epidemia  en la provincia de Lecce, Apulia. (Fotografía: Agrícola Vergel Núm. 398. Enero – Febrero 2017)

La bacteria Xylella fastidiosa puede causar graves daños en cultivos como olivo, vid, frutales de hueso, cítricos, almendros y numerosas especies ornamentales. Se transmite de forma natural de unas plantas a otras con la ayuda de insectos que actúan como vectores, y a la Comunidad de Madrid podría haber llegado de esa forma o por la llegada de plantas procedentes de zonas donde la bacteria está presente.

Esta bacteria, totalmente inocua para personas y animales, se ha localizado en un olivo situado en una finca particular de Villarejo de Salvanés, municipio situado en el sureste de la región, según informó el día 10 de abril la Comunidad de Madrid. Las autoridades madrileñas han comenzado a aplicar las medidas oportunas de prevención y erradicación para aislar el foco y evitar la propagación de esta bacteria.

Xylella fastidiosa es una bacteria letal para olivos, viñedos y árboles frutales que obligó a arrancar en Italia un millón de olivos. La primera confirmación en España se produjo en noviembre de 2016, en un centro de jardinería en Mallorca, y en la península se detectó el primer caso en junio de 2017, en almendros localizados en la provincia de Alicante. Actualmente, se está extendiendo por España y ha llegado a la comunidad madrileña.  Es el primer caso en la región.

La muestra se analizó en un instituto madrileño de investigación y, al tratarse de la primera detección en la región, se remitió al laboratorio nacional de referencia de bacterias para la confirmación del diagnóstico, tal y como recoge el Plan de Contingencia del ministerio. Una vez recibida la confirmación se ha comenzado a aplicar un plan de actuación que pasa por la adopción de medidas para atajar la presencia de la bacteria.

Devastación causada por Xylella fastidiosa en un campo de olivo donde se inició la epidemia actualmente abandonado en la provincia de Lecce, Apulia.                                                         AGRÍCOLA VERGEL Núm. 398. Enero – Febrero 2017

Tanto el olivo afectado como los demás situados en un radio de 100 metros han de ser arrancados y eliminados como medida para evitar su propagación. Además, en 500 metros a la redonda del ejemplar que ha dado positivo se van a llevar a cabo tratamientos insecticidas y fitosanotarios, tanto en olivos como en otras plantas susceptibles de verse afectadas por la bacteria.

En paralelo a estas actuaciones, la Consejería de Medio Ambiente madrileña ha comenzado a trabajar en un programa de indemnizaciones para los agricultores damnificados.

Mapama y organizaciones agrarias

El secretario general de Agricultura y Alimentación del Mapama, Carlos Cabanas, valoró hoy que el plan de vigilancia y control que estableció el Ministerio, en coordinación con las autonomías “está funcionando” porque “se ha podido detectar la enfermedad”.

El presidente de la organización agraria Asaja, Pedro Barato, reconoce la actuación de la Administración en el control y detección de la bacteria Xylella fastidiosa y pide que “no se repare en medios para avanzar en la búsqueda de una solución a esta grave enfermedad”.

El responsable de olivar de COAG, el jiennense Juan Luis Ávila, apunta el “plus de preocupación” que supone que la bacteria se haya detectado en una zona de clima continental, y reclama planes de actuación “serios y sensatos”, que pongan énfasis en los vectores que pueden trasmitir la Xylella, ya que “los protocolos de erradicación” por sí solos “no sirven absolutamente para nada”.

UPA Madrid apunta que “se pone manos a la obra” ante “esta crisis sin precedentes para las especies de cultivos leñosos”; que la organización formará parte del grupo de trabajo creado por la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid y que celebrará visitas informativas “pueblo a pueblo para que hasta el último agricultor esté informado”.

Información y publicaciones sobre la bacteria

La mejora en la prevención, detección precoz y establecimiento de medidas de control de X. fastidiosa son necesidades urgentes que requieren de una respuesta rápida al problema fitosanitario que representa X. fastidiosa a nivel de la Unión Europea (UE). En este contexto, en el marco del programa HORIZONTE 2020 de la UE, se ha incluido por primera vez en la historia de los programas de investigación de la UE una línea específica dedicada a un único patógeno y con una financiación tan alta (cercana a 7 millones de euros). En este programa, tras una evaluación científica exhaustiva y muy competitiva, se aprobó el proyecto europeo titulado Xylella fastidiosa Active Containment Through a Multidisciplinary-Oriented Research Strategy (XF-ACTORS) cuyo inicio tuvo lugar el  1 de Noviembre de 2016 (La descripción del proyecto se publicó en AGRÍCOLA VERGEL Núm. 398. Enero – Febrero 2017)

Además, por la creciente preocupación sobre esta bacteria, durante este año 2018, Cajamar ha presentado en diversas localidades su publicación Enfermedades causadas por la bacteria Xylella fastidiosa, a través de la cual contribuye a informar a los profesionales del sector agroalimentario sobre las medidas de prevención y contención necesarias para hacer frente a esta peligrosa bacteria.

La obra ha sido coordinada por tres investigadoras adscritas a dos de los centros de investigación que más esfuerzos y recursos están dedicando al estudio de esta enfermedad: María Milagros López y Ester Marco-Noales del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA); y Blanca B. Landa del Instituto de Agricultura Sostenible del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Por parte del Grupo Cooperativo Cajamar, la coordinación ha corrido a cargo de Juan José Hueso, investigador especialista en fruticultura del área de Innovación Agroalimentaria.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario